Venezuela

A veces, solo a veces, la lógica de los números es prueba suficiente: Si les decimos que veníamos por 15 días, y finalmente nos quedamos más de 239 días, se entenderá, de manera más que suficiente, que el hermoso pueblo venezolano ha quedado entre los mejores países que nos tocó conocer.

No hay por qué decidirlo, pero solo a fines de poner una nota de color sobre nuestra visita a este país: es de lo más lindo: su gente, su amabilidad, sus paisajes, y sobre todo, haber tenido la oportunidad de entrar y poder recorrerlo. Si, la particular situación de Venezuela, que entre 2014 y 2015 sufrió socio-económicamente, y políticamente, cambios abruptos, y situaciones confusas, que lo llevaron a ser un pueblo que ha tenido que padecer momentos quizás inmerecidos. Lo cierto es que, basados en nuestra experiencia, nos hemos encontrado con un país maravillosamente bello, con increíbles recursos y espacios naturales, con gente hermosamente cordial y jovial, empática, siempre dispuesta a pasarlo bien, y también debemos decirlo: un país con una infraestructura que se diferencia de Sudamérica.

Con el paso del tiempo, valoramos mucho más haber podido hacerlo. Tomamos la decisión con algunos miedos y temores, mayormente generados por los medios, que por la realidad. Pero lo cierto es que vivimos un montón de momentos, de los lindos, y de los otros, que fueron abusivamente aleccionadores. Y lo mejor: pudimos, eso creemos, generar o tomar una propia posición respecto de una situación socio-política de este país, totalmente diferente en términos comparativos con otros países que hemos visitado.

Desde nuestras limitaciones para entender un fenómeno tan complejo, la verdad es que intentamos vivenciar todo: sin calificarlo, sin clasificarlo, intentando entender y comprender desde lo que podamos. El momento y la oportunidad que se nos brindó, fue única.

Pensamos, o concluimos, mejor, que como siempre, en Latinoamérica hay una fuerte disociación entre el discurso, y los hechos, tanto en la Política como en el periodismo, y ese juego de poder mayoritariamente distorsiona todo, para beneficio de unos pocos.  A nosotros el pueblo, la gente de Venezuela, nos trató siempre de la mejor manera, con sus convicciones, pero también con sus ganas de “echar pa´lante”. Y en tal contexto, somos unos eternos agradecidos no solo de haber tomado la decisión de conocer el país, sino también, por la gente que conocimos y que tanto nos ayudo a que lo conociéramos, y claro, nos maravilláramos con sus montañas, playas, selva, montes milenarios, cayos de arena y agua transparente, sus arepas, sus acentos, sus culturas; con un país bello y hermoso.

Y por suerte, lo vivimos de forma completa:  tuvimos que hacer nuestras “filas” para obtener jabón, shampoo o papel. En el mismo contexto, vimos como el combustible, literalmente, se regala (gastamos 5 USD e hicimos más de 11500 kilómetros en nuestra estadía), lo cual no nos deja, aún hoy, de sorprender.

Quizás las mejores playas continentales y las mejores selvas que hemos visto en el viaje, las conocimos aquí en Venezuela. País que indudablemente, lo vivimos y conocimos como ningún otro. Vimos situaciones difíciles de entender e interpretar. Los carros más lujosos, mansiones, yates y quizás a pocos metros, filas interminables esperando para comprar productos básicos. Un país de contrastes como quizás ningún otro. En un entorno natural y de infraestructura también únicos.

Algunos imprescindibles de Venezuela:

  1. Haz lo imposible por visitar el Archipiélago Los Roques, sin dudarlo, un lugar paradisiaco y maravilloso. Si podés ir en velero, será de lo mejor que hagas en la hermosa Venezuela. Ojo, el plan B, si no se da, puede ser ir a la Isla de Coche (en frente de la más popular Isla Margarita), o a los Cayos en Chichiriviche…..vás a ver que de B, esos planes no tendrán nada.-
  2. Probar una arepa, en cualquiera de sus versiones.
  3. Ah, y si, no podés irte sin probar también una cachapa.
  4.  Perderte en la inmensidad de sus Parques Nacionales: Morrocoy, Canaima, la gran Sabana, son, lejos, de lo mejor de Sudamérica
Menú de cierre